La piedra paloma es una roca caliza en su más amplio sentido de la palabra. Cuenta con un 99% de calcita y un 1% de otros minerales como óxido y cuarzo. Una composición tan homogénea que permite que el material posea una imagen sin rastro de dibujo, uniformidad que le aporta una gran versatilidad a la hora de aplicarla al diseño.

Esta piedra también se puede denominar como caliza blanca paloma, caliza nevada, piedra paloma o capri, aunque el capri puede ser considerado otro tipo ya que se caracteriza por una menor blancura y una porosidad diversa. La paloma caliza, a diferencia del mármol, se forma de manera que se crean poros interpartícula. Una cualidad que le aporta un estilo sobrio y sin un reflejo excesivo. El color blanco del que suele gozar varía dependiendo de múltiples factores. Es por eso que podremos elegir para nuestras construcciones roca paloma caliza de unos matices más marfil, pastel o crema, sin salirnos nunca de la gama cromática del blanco.

La piedra paloma se extrae sobre todo en la zona de Andalucía, motivo por el que su coste puede ser menor en el territorio peninsular. Málaga y Sevilla suelen ser las provincias donde podemos encontrar más minas y empresas que trabajan y comercializan este producto. La piedra en bruto es utilizada en espacios exteriores, aunque también la encontramos pulida para proporcionarle más brillo o con un tratamiento envejecido, ideal para los lugares en los que se desee aplicar un estilo más vintage, clásico o en los que queramos que se identifique claramente la textura. Otra opción es el abujardado, capaz de imprimir un dibujo en las piedras para obtener distintas sensaciones en la persona que la observa, toca o camina sobre ella.

Piedra paloma - Stone Cross

La piedra paloma caliza apomazado

Sin embargo, destaca el tratamiento apomazado. Para materiales porosos y que por su naturaleza no gozan de excesivo brillo, a diferencia de otros como el mármol, este tratamiento puede resultar una alternativa más que interesante. En su origen, el tratamiento recibía su nombre de la piedra pómez con la que era tratado el producto. Ahora, pese a conservar su mismo nombre, el proceso de abrasión se ha sofisticado y puede ser realizado por maquinaria equipada con distintos cabezales que montan abrasivos de diferente granulometría por cabezal y que giran con movimientos de rotación y traslación sobre bancos fijos.

Este proceso sirve para estregar o alisar este producto sin llegar a obtener un brillo que por las cualidades del material no destaca. El resultado, es un producto liso que respeta la naturaleza porosa del material, contando así con una imagen de blanco palo. Una tonalidad que aporta claridad, sencillez, calidez y calidad a los materiales que componen el entorno. Las construcciones que cuentan con la piedra paloma caliza apomazada suelen ser estructuras y espacios que pretenden crear un clima sobrio. Un querer pasar desapercibido pero disfrutando de un entorno selecto y que no distraiga la atención tanto como para obviar otros elementos del diseño de la arquitectura, el entorno o el mobiliario. Una solución más económica que las opciones de materiales menos discretos y más buscados para llamar la atención que también es cada vez más recurrente en la arquitectura de lujo y en un diseño de interiores exclusivos. La creación de climas agradables es una de las cualidades de este producto que se aplica tanto a suelos, como a paredes, encimeras e incluso fachadas o elementos de exteriores.

También resulta un material óptimo para combinar con acero, cristal, madera, aluminio… La piedra paloma caliza apomazada tiene la virtud de ser un material polivalente para crear cualquier ambiente deseado. Su blanco puro es un color neutro que a su vez puede combinar con todos los colores y formas con los que deseemos dotar a nuestro espacio. Su gran versatilidad estética es una de las razones por las que esta piedra va ganando adeptos en todo el mundo y se van multiplicando sus aplicaciones a diversos entornos.

Arquitectos, ingenieros y diseñadores se van rindiendo poco a poco a las múltiples posibilidades que este producto aporta a sus trabajos. Un resultado que sin duda será disfrutado por todos los amantes de los entornos amables y los materiales de calidad.

La piedra paloma apomazada también se ha hecho muy recurrente en edificios e instalaciones públicas, con un precio accesible, una fácil limpieza y un aspecto que no evidencia la presencia de suciedad. Se convierte además en un material práctico con el que revestir cualquier espacio. Podríamos decir que estamos ante la piedra blanca más versátil, práctica, voluble y apropiada de estos tiempos en la construcción y decoración.

El blanco puro de su composición resulta elegante a la vista y su posibilidad de pulido consigue acabados con brillo y sensación de suavidad. Por otra parte, el tono de la piedra paloma es un elemento que aporta claridad, amplitud, sofisticación y crea el efecto de un espacio.

Esto quiere decir que puede resultar un material bastante apropiado para sitios pequeños, donde buscamos la comodidad y el bienestar del usuario. Un universo de posibilidades que hacen que podamos encontrar este material en cualquier parte de la casa o de un edificio. Baños, cocinas, salones, fachadas, zonas exterioresLa piedra paloma es asequible a la vez que elegante y versátil en su versión apomazada. También es interesante la posibilidad de jugar con este material en las distintas texturas y aspectos que nos proporcionan sus múltiples acabados y tratamientos.

Si está interesado en realizar su proyecto a medida en piedra natural no dude en contactar con Stone Cross

Cuéntanos tu proyecto y necesidades en piedras naturales.

EMAIL

export@stonecross.es

TELÉFONO

(+34) 968 97 79 58

DIRECCIÓN

Av. Teniente Montesinos 8 30100 Murcia